Mi camino del Yoga.
Mi historia y tal vez la tuya…

Mi primer recuerdo del yoga fue con 8 años. Mi madre me llevaba a comprar arroz integral en los primeros herbolarios de la provincia de Tarragona y mientras la atendían yo miraba entusiasmada los libros que tenían de yoga. Por aquel entonces, no sabía qué era eso del yoga, sólo sentía que me fascinaba.

En la adolescencia, me interesaron mucho las filosofías orientales y con el primer sueldecillo que me gané trabajando en una panadería, me compré mis primeros libros de esa temática. Desafortunadamente, por aquel entonces la práctica del yoga era minoritaria y no pude empezar a practicar hasta cumplidos los 27 años. ¡Desde entonces no he dejado de practicarlo!

Me acuerdo de la primera sesión de yoga como alumna. Llegué tarde y con los higadillos saliendo por la boca…..cuando abrí la puerta del aula me encuentro con una aula gigante llena de gente! El único lugar que podía ocupar estaba delante, por lo que tuve que atravesar toda la sala, intentando “no molestar” (cosa…imposible) y colocarme delante de todo el mundo. ¡Qué horror! La primera postura que me tocó hacer fue la del árbol “Vriksasana”. Aunque no la había hecho nunca, me dio la sensación de haberla hecho siempre. Me hizo sentir muy bien. A partir de ese momento pensé…pues claro, por eso me había llamado siempre la atención. Sentí una enorme paz y conexión. Eso sucedió en 1997 y aún ahora sigo totalmente enganchada a este sentimiento y a esta práctica milenaria.

Empecé haciendo 3 años de Hatha yoga y luego por azar empecé a practicar yoga Iyengar. Por aquel entonces, no sabía que había diferentes tipos de yoga y que todos tenían diferentes particularidades. Me resultaron extrañas las primeras sesiones, pero en seguida conecté con esta nueva metodología. ¡Y me enamoré…tanto…que con ella sigo! Noté enseguida los beneficios. El yoga Iyengar es un muy preciso, porque trabaja las estructuras y las cadenas musculares ajustando en todo momento todo el cuerpo. Eso siempre me hizo mucha falta, ya que, al poco tiempo de empezar con la práctica del yoga descubrí que tenía una pelvis muy descompensada y necesitaba mucha precisión para no hacerme daño en la espalda.

Desde entonces, he hecho varios cursos de yoga como: yogameetsdance (yoga con expresión corporal) en Canadá; yogakids y RYE (yoga para niños y yoga para la educación) en Chicago y en Tarragona; Ashtanga yoga (otra metodología de yoga que hice durante 1 mes y medio en la India) y ahora estoy acabando Anatom Yoga con la prestigiosa Blandine Calais Germain en París, para ayudar todavía con mayor profundidad a tratar con la ayuda del yoga dificultades más severas y ayudar en procesos rehabilitadores.

Me acuerdo también de la primera clase que di como profesora de yoga (enero 2007)…tenía tanta vergüenza que fui casi incapaz de cantar el mantra OM al inicio de la sesión……

Practicar y enseñar yoga me ha hecho y me hace muy feliz. Aprovecho para saludar a todos mis alumnos, exalumnos y simpatizantes y darles las gracias por ayudarme a crecer como profesional y como persona.

Os deseo a todas/os que disfrutéis de vuestra práctica!




Nuevos Caminos y Experiencias ...


La práctica del yoga me llevó a profundas reflexiones sobre mi cuerpo, mis emociones y mi mente. El crecimiento personal a raíz de la práctica del yoga fue inevitable, ¡ya que soy muy curiosa! Buscaba tantas respuestas que los diferentes cursos y metodologías que he ido aprendiendo desde entonces han sido fruto de este camino de descubrimiento.

  • Fruto de mis intereses en el ámbito del cerebro y las conexiones neuronales ha sido mi formación en kinesiología educativa de Paul Dennison (Brain Gym, Visual gym, Organización Óptima del cerebro, Doble garabato); reflejos primitivos de Harald Blomberg; bloques de construcción de Cecilia Koester.
  • Fruto de mi propiocepción nace la necesidad de profundizar en anatomía, Anatom yoga, reeducación postural, cinética respiratoria, suelo pélvico, abdominales terapéuticas, desbloqueo de la articulación temporo-mandibular, coherencia cardiaca, cérvica….
  • Fruto de mi necesidad de profundizar en patrones de conducta que se repiten me he acercado también a la teoría de sistemas y a la pedagogía sistémica.
  • Fruto de necesidad de dar respuesta a mi sensibilidad fueron la formación en chamanismo brasileño y en reiki.
  • Fruto de mis inquietudes artísticas me he acercado al mundo del espectáculo, la danza, la expresión corporal y la voz.

Es incalculable lo que me han hecho crecer como persona todas estas técnicas y conocimientos…y lo que queda todavía por aprender, ya que las preguntas no se acaban… ¡Estoy en formación infinita!




En cuerpo y alma

La escuela se llama “En cuerpo y alma”, porque te facilito descubrir tu cuerpo y tu alma, y porque estoy “en cuerpo y alma” al 100% implicada contigo. ¡Mi Curriculum Vitae es todo lo que te muestro en la web!

Te acompaño en tu proceso, todo el tiempo que lo necesites y desees, con técnicas y prácticas que te ayudan a mirar hacia dentro y que poco a poco te ayudarán a reconocer tu cuerpo, tus emociones y tu mente. Te ayudo y te facilito todas las herramientas mostradas en la web para que con el paso del tiempo te vuelvas más independiente, responsable de ti mismo y te empoderes. ¡Te enseño a pescar, no te ofrezco el pez!

El trato es individualizado y te hago el seguimiento a lo largo de todo el proceso. Te informo de todas las opciones y propuestas que te pueden ir bien para tu caso y necesidades, e incluso, te puedo derivar a otros profesionales.

¡No dejes de ir a tu profesional de confianza! Soy el complemento ideal a todos ellos: tu médico de cabecera, fisioterapeuta, traumatólogo, podólogo, ginecólogo, psicólogo, pedagogo, tu escuela y/o otros. Puedo colaborar con todos ellos si lo deseas.